Skip to content
octubre 23, 2023
3 min read time

Protección de datos personales

Atenuaciones como consecuencia del COVID 19

Mucho se ha venido discutiendo en los últimos tiempos sobre el derecho a la intimidad y la protección de los datos sensibles, entre ellos lo referente a los datos médicos de cada uno de los ciudadanos. Pese a ello, es claro que el interés público general y globalizado de los ciudadanos, empieza a sugerir la atenuación de dicha regla, cuando de la salud global se trata.

Hoy se anuncia que las compañías Apple Inc. y Google se asociaron para desarrollar una tecnología para teléfonos inteligentes que servirá para alertar a los usuarios si han entrado en contacto con una persona con COVID-19. Las compañías esperan contar con la tecnología para mediados de mayo.

Esto lleva a una consecuencia inevitable: el interés público global exige, como parte de una obligación de solidaridad para con la humanidad, la implementación de tecnologías disruptivas que permitan frenar la propagación del nuevo coronavirus, advirtiendo a los usuarios que deben ponerse en cuarentena o aislarse después del contacto con un individuo infectado.

El peligro que se corre con este tipo de tecnologías, es que se incorporen a la cotidianidad de la sociedad luego de más allá de que haya transcurrido la crisis, y que los sistemas de vigilancia que suponen, se dramaticen sin un adecuado debate público, como bien apunta Yuval Noah Harari.

Ya otros gobiernos cuentan con plataformas similares, como es el caso de China, Corea del Sur, Israel, Francia o Alemania, pero esta nueva tecnología que estamos a días de ver nacer, será el primer sistema a nivel global, rompiendo con ello con aquellos esfuerzos que solo han sido impulsados localmente.

Esta tecnología sin duda resulta controvertida, dado que implica compartir información confidencial de salud de miles de millones de personas a través de dispositivos móviles que transmiten constantemente su ubicación.

Una nueva variante que sin duda impactará transversalmente el derecho tal y como hemos estado acostumbrados a mirar.